Luis Olavarrieta es un sospechoso habitual

"Sospechoso", escrito por Mónica Montañés, se estrena hoy en el centro cultural BOD a las 7:00 p.m.

En la pluma de Mónica Montañés, cualquiera puede ser considerado en algún momento como sospechoso de algo: si se ha encontrado la felicidad en un país convulsionado, si   se cuenta con el suficiente dinero para comprar comida, cualquier excepción a la regla convierte a un individuo cualquiera en un villano potencial. 

¡Y qué decir de quienes tienen motivos para ir a un aeropuerto! Un turista ya no es tal, sino el sospechoso principal de un fraude migratorio. Así lo explica Luis Olavarrieta, quien ha decidido prestarle su cuerpo a Ignacio en el monólogo Sospechoso, escrito por Montañés y dirigido por Dairo Piñeres. Se presentará en tres funciones los días miércoles 24, jueves 25 y viernes 26 de enero a las 7:00 p.m. en el Centro Cultural BOD.
Olavarrieta es parte desde hace 15 años del Grupo Theja, con el que ha hecho participaciones especiales. Este monólogo es su primera vez en un proyecto ajeno al grupo, un proceso que describe como "retador, pero maravilloso".

El periodista, productor, presentador y actor define a su personaje como un muchacho sencillo que ha encontrado en la migración el modo para librarse de las ataduras impuestas por sus padres y por la sociedad en la que hace vida. "Mónica además agrega un elemento muy interesante en esta historia, que es el concepto de la felicidad como una herramienta para resolver un sinfín de cosas", explica el comunicador.

Olavarrieta vive bajo el precepto anónimo que afirma que "definir es limitar": periodista de profesión, productor  y presentador del programa Rostros del crimen, conductor del programa La doble vuelta en compañía de Alba Cecilia Mujica por Circuito Onda y actor, no comprende a quienes afirman que su búsqueda como artista transcurre en detrimento de su labor periodística ya que, en el fondo, ambas buscan la verdad que es, según este multifacético profesional, "nuestra búsqueda, nuestra razón de vida y una satisfacción personal".

"La libertad comienza por aceptar lo que el otro ha decidido hacer y respetar su decisión. Es terrible cuando alguien desvía su atención para dedicarse a juzgar a alguien que se siente bien haciendo lo que hace sin dañar a nadie", afirma.

Confiesa que, a pesar de ser periodista titulado, ha encontrado en la producción el espectro donde se ha sentido más cómodo. Eso, por supuesto, sin dejar de gozar cada aspecto de su carrera.

Aún no se ha planteado la creación de su propia productora. Si las circunstancias del país cambian favorablemente y se le presenta la posibilidad de comprar equipos, podrá contar otra historia.

Compartir

Todas las marcas registradas son propiedad de la compañía respectiva o de Publinet Solutions. Se prohibe la reproducción total o parcial de cualquiera de los contenidos que aquí aparezca, así como su traducción a cuaquier idioma sin autorización escrita de su titular.